Download Acércate sediento by Max Lucado PDF

By Max Lucado

Los cientificos nos aseguran que los seres humanos no podemos vivir sin agua, y ni siquiera lo intentamos. Pero ?sobrevivir sin Dios? Oh, eso si lo hacemos, tomamos un sorbo, lo saboreamos; sin embargo, estamos inclinados a pasar por largos periodos de tiempo sin un buen trago de los angeles fuente del Senor. Y pagamos un precio al hacerlo. Nos encogemos. Nos torcemos y retorcemos contra este mundo...los organos se endurecen...el corazon se endurece.

En este libro, renovador y vivificante, Max Lucado, nos guia a los cuatro nutrientes esenciales que cada alma necesita.

Show description

Read Online or Download Acércate sediento PDF

Best no-ficcion books

La Libertad Religiosa Y Su Proteccion En El Derech (Spanish Edition)

Debe tenerse muy en cuenta que 'El ejercicio del derecho basic de libertad religiosa -como se se? ala en l. a. Conclusi? n 12? - est? sujeto b? sicamente a un l? mite concreto como es el orden p? blico, que, por raz? n de su indeterminaci? n, plantea evidentes problemas de concreci? n, m? xime si tenemos en cuenta que agrupa a su vez cuatro elementos fundamentales: l. a. salud, los angeles seguridad, los angeles moralidad p?

El Derecho Internacional Del Tiempo Presente

Hay dos elementos que deben quedar claros: por un lado, los rasgos y caracter? sticas que definen y que, progresivamente, van definiendo los angeles sociedad sobre l. a. que opera y act? a el ordenamiento jur? dico internacional; y por otro lado, los elementos m? s caracter? sticos de este y que, en buena medida, nos conducen a reflexionar sobre los aspectos centrales que lo definen tanto por lo que se refiere a los procedimientos de creaci?

Paganos y cristianos en una época de angustia

Infrequent booklet: fee in USD

Extra resources for Acércate sediento

Sample text

Señor. Bishop —dijo Eric mientras miraba su reloj—. Tenemos un problema. El anuncio se escuchó desde el otro lado del pasillo. "Quince minutos para salir al aire". —Qué lío —bromeó Bishop mientras se quitaba el delantal de maquillaje—. Parece que tendremos que terminar esto después, nena. Meagan aplicó un toque final de polvo a la mejilla y ofreció una sonrisa forzada. —El doctor. Allsup canceló —informó Eric mientras ambos se dirigían hacia el estudio. —¿Qué? —Por la situación del clima. Llamó desde el aeropuerto de Chicago.

Tómalo. Interiorízalo. Dale la bienvenida en los rincones más recónditos de tu vida. Deja que Cristo sea el agua de tu alma. �Cómo se logra esto? Empieza por hacer caso a tu sed. No pases por alto tu sensación de soledad. No niegues tu rabia. Tu espíritu inquieto, tu estómago que se retuerce, la sensación de incertidumbre que te hace sudar por todos los poros, estos son los síntomas y las señales que no debes ignorar. ¡Necesitamos ser hidratados en nuestro interior! No dejes que tu corazón se vuelva una pesa de uva.

Meagan aplicó polvos de base a sus mejillas y luego se detuvo. Él la estaba mirando fijamente. —¿Es indispensable hacer esto? —preguntó. No disfrutaba para nada la rutina. —Esto evita que la cara le brille demasiado —le explicó. Mientras le aplicaba el maquillaje, Jesse cerró sus ojos y después los abrió para mirarla, sin decir palabra. Meagan se preguntó qué estaría pensando. Cuando los hombres se la quedaban mirando, ella sabía qué tenían en mente. Probable-mente es igual a los demás. Se puso detrás de la silla y le mojó el pelo con un rociador.

Download PDF sample

Rated 4.82 of 5 – based on 40 votes